La casa de Ignacio

¡Hola Homeadictos!

Acabamos la semana muy contentos, mostrándoos el último proyecto que hemos llevado a cabo en la casa de Ignacio. ¡El camino ha sido durillo, no os creáis, pero el resultado merece la pena!

 

¿CÓMO HA SIDO EL PROCESO?

Lo primero de todo, conocimos a Ignacio y su vivienda. Nos encanta escucharos y que nos contéis vuestras historias, algunas curiosas y divertidas, otras, duras y difíciles de llevar…

Tras un café distendido, nos tocó ponernos manos a la obra. Visitamos la vivienda.  La verdad, es que lo que nos encontramos fue una vivienda un poco abandonada, con ganas de cuidados y mimos como de un enfermo se tratara. Realizamos un asesoramiento con diferentes alternativas, se la trasladamos a Ignacio y tras decidir nos pusimos ¡Manos a la obra!.

RECIBIDOR

El recibidor, como puedes ver en la foto, estaba lleno de “cacharros” antiguos, de los cuales, algunos ni conocíamos su función. Así, que el primer paso…¡tirar, tirar y tirar! Estuvimos seleccionando aquellas cosas que Ignacio quería mantener y aquellas otras que queríamos conservar para hacer la intervención. El resto, lo retiramos.

Tras una limpieza profunda, pintamos de blanco las paredes, el techo, las puertas… ¡hasta los zócalos!. Todo todito de blanco. Reutilizamos una mesilla que había y pusimos algo de attrezo como plantas, espejos y marcos de fotos.

SALÓN

El salón tenía un papel antiquísimo. Lo pintamos de blanco para dar mas luminosidad a la estancia, así como los techos, zócalos, puertas y marcos de las ventanas.

Todo el mobiliario que aparece en la imagen es reutilizado. Se emplearon los muebles originales granates y se añadieron complementos en tonos neutros para equilibrar un poco su color tan llamativo. La mesilla y el macetero, son partes internas de los armarios que estaban en los dormitorios. Al desmontarlos, vimos su potencial y lo añadimos al estilismo. Lo mismo pasó con el espejo que vés a mano izquierda. Era la puerta de otro de los armarios. No nos cansaremos nunca de decirte que lo antiguo y la reutilización del material que hay en las viviendas dan mucho carácter en la decoración y aportan valor a cada uno de los proyectos.

 

DORMITORIO A

En este dormitorio, reutilizamos todo el mobiliario que teníamos. Pintamos paredes, techos y marcos de ventana.

A la mesita de noche, le dimos un toque de pintura blanca y jugamos con los contrastes conseguidos con la madera. El toqué de color lo damos con los cojines y los pompones que hicimos para una colcha básica blanca de partida.

Añadimos elementos vegetales y… voila!

BAÑO

En el baño, arriesgamos mucho con el contraste en blanco y negro y este es el resultado. Esmaltamos el suelo, sanitarios y elementos metálicos como la grifería, sanitarios…

Pintamos de negro también el marco de la ventana, el marco del espejo (el cual, nuevamente lo reutilizamos…) y añadimos elementos de madera y mimbre para conseguir un poquito de calidez. ¿Qué os parece?

DORMITORIO B

En esta estancia, reutilizamos el mobiliario. Pintamos mesilla de noche de blanco y dimos ese aspecto envejecido al cabecero.

Las paredes nuevamente, el techo, zócalos, puertas y marcos de ventana en blanco.

El sillón, tenia un tapizado antiguo y lo cubrimos con textil.

PASILLO

Para el pasillo, pintamos paredes, techos, zócalos y puertas. Añadimos el attrezo que vés para darle un aspecto más atractivo.

DORMITORIO C

COCINA

La cocina era de las antiguas. La verdad es que cuando fuimos a ver el piso, nos enamoramos de ella. Para los amantes de lo antiguo como nosotros, ¡era una delicia verla!. Azulejos hidráulicos de los años 60, con cocina de leña y pila de piedra…

Decidimos neutralizarla pero no tocar nada de la misma. Pintamos de blanco paredes, techos, puertas y la pila de piedra. Añadimos attrezo y asi nos quedó.

¡Y esto es todo amigos!

Ahora a coger fuerzas y a descansar el fin de semana para coger la siguiente con la misma ilusión y ganas que siempre.

Hasta la próxima ;)